Búsquedas en este Sitio

Cuestiones de América

 

Evo Morales evalúa la situación social

“Latinoamérica puede ser el segundo Vietnam para Estados Unidos”

J. Osvaldo Calle Quiñónez *

 

Segundo en las elecciones generales del pasado 30 de junio, el líder cocalero y jefe nacional de la segunda fuerza política más importante del país después del gobernante MNR, Evo Morales, está convencido de que el modelo neoliberal impuesto por el imperio norteamericano sólo provoca hambre y miseria a los países latinoamericanos. El jefe del Movimiento Al Socialismo (MAS) considera que los triunfos de Lula da Silva en Brasil y Lucio Gutiérrez en Ecuador son una clara muestra de que los movimientos sociales de la mano de los procesos electorales por primera vez en la historia pueden derrotar al imperialismo convirtiendo a Latinoamérica en el segundo Vietnam para Estados Unidos.

Morales, quien contra todo pronóstico logró el segundo lugar en las elecciones generales del 30 de junio, lidera el partido más importante de la oposición en el Congreso Nacional que cuestiona la política del gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada.

  ¿Cómo evalúa Evo Morales el futuro de los movimientos sociales en América Latina?

Estoy muy impresionado de la forma en la que van creciendo los movimientos sociales a nivel Latinoamericano, ya sean acompañados por los movimientos electorales como el caso del presidente Lucio Gutiérrez, en Ecuador, con una vieja estructura de partido de izquierda como el caso de Lula en Brasil. Eso demuestra que las políticas impuestas desde Estados Unidos, desde el Banco Mundial o desde el Fondo Monetario Internacional, no son ninguna solución para los problemas de las mayorías en toda Latinoamérica. Justamente estas instituciones --una especie de una gendarmería de la economía mundial-- son las que están haciendo arder Latinoamérica, como el caso de Argentina.

Por eso hay movimientos sociales acompañados, como nunca, con sectores urbanos -- intelectuales, investigadores, sociólogos antropólogos y politólogos-- decididos a enfrentar al imperio.

Los triunfos de Lula, Gutiérrez --por más que se "desvíen" por el cómo-- van a seguir quedando como una posición antiimperialista, eso significa que, primera vez en la historia, el imperio puede ser derrotado en Latinoamérica y, si no cambian políticas, por ejemplo este modelo económico del sistema capitalista, puede ser que Latinoamérica sea segundo Vietnam para Estados Unidos.

  Cree Ud. que Estados Unidos está perdiendo a América Latina. Se observa una tendencia. No pudieron con Cuba, siguió Venezuela, luego Argentina, después Brasil, ahora viene Ecuador y Bolivia

Yo sé que Estados Unidos ha perdido el control frente a los movimientos sociales, esto pese a que maneja muchos recursos para someter a movimientos para imponer políticas para neutralizar las luchas sociales bajo la corrupción; sin embargo, los pueblos se lavantan para cuestionar el modelo y el sistema mismo.

Este movimiento social antiimperialista antineoliberal es imparable en toda Latinoamérica, acompañados por muchas fuerzas sociales de los mismos Estados Unidos.

  La presencia más directa de Estados Unidos en la región ha sido mediante la lucha contra el narcotráfico; sin embargo, los informes del Departamento de Estado muestran que en 12 años la producción de la coca en la región ha crecido. ¿Qué muestra este fenómeno?

Evidentemente hay un problema ilegal, no lo vamos a negar. Lamentó mucho pero se debe a la falta de fuentes de trabajo y también por el tema del mercado ilegal que es la cocaína.

Pero también la coca se ha convertido en símbolo de unidad para defender nuestra dignidad nacional porque, como los cocaleros somos víctimas del imperialismo, soporta un secuestro, un arresto domiciliario. La droga es un simple pretexto para que Estados Unidos mejore el control hacia nuestros países. Pero la coca es un símbolo de unidad nacional.

Una de mis compañeros decía: "aquí están en guerra dos colores verdes. La coca que representa la cultura andina que es de color verde, y el dólar americano que es de color verde y que representa a la cultura occidental. Esa guerra va a ser la cultura andina, por tanto hoja de coca". Eso me dijo hace cuatro o cinco años y ahora estoy convencido de que realmente la coca se convierte en una bandera de unidad nacional y dentro de ese marco difícilmente nos pueden derrotar, sino más bien las políticas represivas, militaristas, impuestas bajo una erradicación sin alternativa de sobrevivencia, crean mayor reflexión, mayor resistencia para identificar quienes son y quienes son quienes nos someten y, segundo, más bien cocaliza.

Esta es una prueba clara de que las políticas impuestas no son solución para Latinoamérica y yo sé que hay esta clase de planes y ahora quieren acompañar con planes económicos como es el Áreas de Libre Comercio para las Américas (ALCA) que para mí, en vez de que se llame ALCA debería llamarse ALGA más es una Area de Libre Ganancia para las transnacionales con sus transgénicos, o finalmente debería llamarse ALCA y acuerdo para legalizar la colonización en las Américas.

  Hay dos dinámicas en la región. Por un lado el plan Colombia que cada vez se impone más, intentando controlar desde Estados Unidos a la región andina y, sin embargo, paralelamente hay países como Ecuador donde gana la izquierda.

No es diremos como concesión de la derecha de la gente que se da cuenta de la realidad económica y social, sino que viene de un largo proceso de liberación, viene de largas luchas de reivindicaciones económicas si hablamos de Ecuador, a la cabeza de los pueblos indígenas como la Confederación de Naciones Indígenas de Ecuador. Cuando apareció Lucio Gutiérrez yo les pregunte a los compañeros porque no habían ido con un compañero quechua, pero respondieron que para unir más habían llevado a un militar que puede compartir las luchas sociales. En las jornadas de enero del 2000, ese militar tenia dos caminos: masacrar a sus pueblo o plegarse a su pueblo, optó por su pueblo y se ganó su apoyo, ahora es presidente Gutiérrez y esperamos que no abandone los pensamientos de los pueblos indígenas en El Ecuador.

Eso no es sencillo, sino que se viene gestando desde hace tiempo atrás para recuperar el poder político. Ahora que hizo, queda recuperar los recursos naturales.

  ¿Es posible pensar en una nueva América a partir de estos movimientos?

Otra América, con justicia, con dignidad, con soberanía y con igualdad, es posible construir, pero no a partir de los partidos, sino a partir de los movimientos sociales con el hecho de que los pueblos tengan derecho a decidir. Ya es hora de que nosotros mismos nos gobernemos y eso va a pasar en algunos países con una asamblea constituyente popular de las naciones originarias. En Bolivia el pueblo no gobierna porque de quienes son sus representantes, son una mafia y corruptos. Por eso mismo hay que refundar muchos países de Latinoamérica para que hayan muchas cubas que vivan con dignidad y soberanía como es Cuba. Nuestra idea es que en toda América Latina tienen que construirse instrumentos políticos de liberación, instrumentos políticos de dignidad y eso sólo se construye con la gente que sufre y no con gente que quiere entender --mediante los libros-- la miseria, la pobreza. Es importante su participación, pero no es ninguna solución.

  Bolivia es un país con movimientos sociales muy fuertes y un gobierno débil que intenta unir a todo el sistema

Yo me acuerdo que en los congresos de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia se unían desde militantes de Condepa (populistas), hasta las izquierdistas con el MNR y al MIR, ADN para enfrentar a este movimiento. Yo dije en Trinidad, cuando improvisamos al compañero Félix Santos como ejecutivo de nuestro sector, que tarde o temprano se iban van a unir y ahora en el Parlamento están unidos para combatirnos y esto nos alegra mucho.

En el parlamento van a haber dos ejes: la gente que representa a los ricos y la gente que representa a los pobres; la gente que representa a las transnacionales y la gente que representa la lucha digna por las reivindicaciones y la lucha fundamentalmente de recuperación de nuestras riquezas, nuestros recursos. Ese es el tema central. Lucha de clases eso va a seguir, pero al margen de lucha de clases va a ser lucha de naciones lucha de identidad, lucha cultural que si los trabajadores, los obreros un poco desorientados porque que son los obreros, mineros, fabriles quienes son los periodistas por ejemplo son llamaras o quechuas y son gente que viene de una cultura, de una identidad auque un poco descalzándose y estamos en la obligación de recuperar.

  ¿Evo Morales cree que Gonzalo Sánchez de Lozada termine la gestión?

Dudo, tengo mucha duda.

  ¿Cuáles son las razones porque se pueda calificar a este gobierno como malo?

Primero si no se cambia el modelo, no hay solución para el país; lo mismo si no se recuperan los recursos naturales. ¿Cómo es posible que las minas de oro de propiedad de él y de otras transnacionales vayan a seguir exportando solamente plata, la riqueza, los recursos. Se llevan el dinero sin hacer depósitos ni siquiera por los bancos, para no pagar las comisiones. Estamos convencidos que no va a ser el Goni quien va a cambiar eso, sino que es cómplice estos actos de corrupción. Ahí está el caso de Alfonso Revollo (ex ministro de Capitalización sobre quien pesan varias demandas y que aún así fue nombrado director del Banco Mundial en representación de Bolivia). Imposible poder cambiar su política y como no va a cambiar pues este modelo no va a resolver le han querido dar una cara social con el tema del bonosol, con el tema de la ley SUMA pero descargando toda su responsabilidad en municipios y lo peor es que la solidaridad se hace pero no con la plata de los trabajadores tengo que hacerlo con mi plata pero no con el dinero de los trabajadores como esta haciendo queriendo pagar el bonosolidaridad con el ahorro de los trabajadores sin respetar la Constitución Política del Estado.

  Veamos el futuro. Si se consolida el aumento de la deuda externa se comprometería el futuro de los bolivianos, pero ¿cuáles serian las opciones alternativas para el país?

Los pocos recursos que se tienen, tienen que invertirse en el sector productivo. Pienso que la economía nacional nunca ha sido activada, mal se ha usado el término de reactivación, sino hubiese sido activado porque tendríamos que hablar de reactivación económica. Los recursos que tenemos se tienen que usar en la activación de la economía fundamentalmente en el sector agropecuario y en el sector de la minería. Sobre esa base recuperamos los hidrocarburos, el gas para los bolivianos.

Por ejemplo en Cuba los españoles, empresarios de Europa, han invertido millones de dólares en grandes hoteles para el turismo y dejan dividendos del 60 por ciento para el Estado cubano y el 40 por ciento para el empresario que ha invertido en Cuba. Mientras que aquí, casi nada han invertido los empresarios y solo pagan el 18 por ciento al Estado boliviano. Hay estudios que las empresazas petroleras, llamadas capitalizadoras obtienen 2.000 millones de dólares, sólo de impuestos.

Como es la mamada de estas empresas transnacionales nosotros hemos presentado un proyecto de ley de modificación de la ley de hidrocarburos que sea la participación del Estado 50-50.

Yo estoy seguro el sector de la minería puede recuperar las cooperativas; en el sector agropecuario se debe fundamentalmente cuidar el mercado. No puedo creer que para el desayuno escolar sea comprado de Argentina, ¿por qué en vez de hacerlo así no se compra el plátano chapareño, por qué no se compra quinua o haba --que es un nutriente muy importante -- o porque no consume carne de llama. Si cuidamos nuestro mercado y hacemos que los pequeños productores tengan mercados seguro, no se va a necesitar asistencia crediticia ni asesoramiento técnico.

  Hay otra gente que dice que la condición de vialidad de Bolivia es recuperar los recursos naturales

Nosotros vamos a estudiar hasta fin de mes, o hasta fin de año como acabar con todas las concesiones madereras, concesiones petroleras, mineras tal vez podemos admitir que nuestros empresarios.

  Que hacer entonces con la inversión extranjera directa. ¿Se necesita o no se necesita?

No necesitamos inversión. A estas alturas quienes han invertido, ahí tenemos al Lloyd, ahí tenemos a Enfe, ahí tenemos. Las transnacionales solo saquean los recursos. Aguas del Tunari supuestamente habían invertido 500 mil dólares, pero esos 500 mil dólares es con la tarifa del consumo de agua potable, nos cobran y ellos invierten y no es ningún recurso fresco para poder invertir y así han hecho todas las transnacionales pero si cuando hay ganancias se lo llevan todo al exterior y es el mismo Estado que podría hacer eso. Para llevar el gas a Estados Unidos quien va a pagar esa exportación se va a pagar el mismo gas y ahí necesitamos gerentes excelentes que puedan administrar el Estado.

* Bolpress, 14 de enero de 2003.

 

 

 

Regresar a la Página Vigente de América Semanal...