Búsquedas en este Sitio

Cuestiones de América

 

La definición de una desaparición *

 

Vienen los hombres. Tumban la puerta de la casa, de la villa o del rancho. Los habitantes son ricos o pobres. Los autores no siempre llevan uniforme pero sí armas. Muchas veces vienen de noche pero otras veces también a plena luz del día. Sin orden de detención, se llevan al padre, a la madre o al niño. La víctima desaparece, sin dejar huellas...

Casi siempre así se desarrolla el primer acto del drama que llamamos desaparición. La víctima no sabe lo que le espera. No está claro lo que le espera en el futuro. ¿Seguirán años de encarcelamiento aislado o seguirá la muerte? La víctima no sabe nada de la suerte de los familiares que han quedado atrás; no sabe si también los habrán encarcelado a ellos. No solamente el propio desaparecido está en la inseguridad. También los familiares y los amigos que han quedado atrás son atormentados por ella. Casi siempre va acompañada de angustia y miedo. La angustia y el miedo de que a ellos les pasará lo mismo. Un factor que complica aún más las cosas para la familia es la situación económica en la que llegarán si la persona que ha desaparecido es el sostén del hogar. Entrará menos dinero, o nada, mientras que los gastos subirán considerablemente el momento que comience la búsqueda. El transporte público, el dinero para sobornos, y sobre todo los abogados cuestan mucho dinero. La inseguridad, la búsqueda y naturalmente la esperanza de que el desaparecido regrese algún día, hacen que para la familia es muy difícil adaptarse y acostumbrarse a esta nueva situación. El resultado casi siempre es la marginación social y económica.(vea la asistencia psíquica.)

La importancia de una definición

Para poder dar ciertos pasos a nivel político o jurídico, es muy importante dar una definición clara de la palabra desaparición, por ejemplo partiendo de las normas de las organizaciones de los derechos humanos o de las Naciones Unidas.

La definición según Amnistía Internacional

Amnistía Internacional define los "desaparecidos" como "aquellas personas que han sido detenidas por agentes del Estado, pero cuyo paradero y suerte se ocultan, y cuya detención se desmiente". Amnistía Internacional pone el término desaparición entre comillas para indicar que la persona en cuestión en realidad no ha desaparecido. Es que existen personas que saben dónde se encuentra el desaparecido pero que se encierran en su silencio.

La definición según FEDEFAM

Una definición parecida proviene de la Federación de Comités de familiares Latinoamericanos, la FEDEFAM. En esta definición se acentúa aún más fuerte que en la de Amnistía Internacional que una desaparición es una violación de los derechos humanos, también para los familiares que han quedado atrás: "Una desaparición puede haber ocurrido las veces que fueron cometidos actos de omisión por agentes del gobierno o por individuales con el consentimiento o la complicidad del gobierno, con el propósito de intimidación y represión, las cuales violan los derechos humanos básicos con la intención de perjudicar a una persona o a sus allegados, y en las cuales las autoridades públicas ocultan la suerte de la víctima y niegan estar implicadas ellas mismas".

Lo crucial en ambas definiciones es la implicación por parte de las autoridades. Las autoridades pueden ser responsables de una desaparición directa o indirectamente. Directamente si ellas mismas dan el orden al servicio secreto, a las Fuerzas Armadas o a la policía, de hacer desaparecer a una persona. Indirectamente si no son ellas mismas las que dan el orden pero tácitamente aprueban que otros hacen desaparecer a una persona. En ambos casos las autoridades desmienten su participación. Siempre se ocultan tras un muro de silencio y no quieren colaborar en dar información o en realizar una investigación.

La relación con otras violaciones de derechos humanos

Las desapariciones, entendidas como violaciones de derechos humanos, no pueden verse separadas de otras violaciones. Existe por ejemplo una relación clara con el encarcelamiento por razones políticas. Una desaparición puede ser una forma de encarcelamiento no reconocida. La mayoría de las desapariciones ocurren durante los primeros días del encarcelamiento. Por eso, las posibilidades para prevenirla sobre todo se relacionan con este primer período decisivo. Una desaparición puede resultar también en un asesinato político, pero la gran diferencia es que en un asesinato político se localiza un cuerpo. En ese momento, para los familiares la inseguridad sobre una desaparición da paso a la seguridad sobre la muerte.

Las condiciones para una desaparición

Propiamente dicho, no se puede hablar de una desaparición si se conoce la suerte o el paradero de un desaparecido, si el cuerpo es localizado, o si se demuestra o se hace público que la víctima está muerta.

Dos clases de desapariciones

En base a las características descritas anteriormente, se pueden diferenciar dos clases de desapariciones. La primera es la desaparición temporal, la cual en realidad es una detención incomunicado (una forma de encarcelamiento no reconocido). Pongamos por ejemplo el caso de los hermanos Bourequat. Durante 18 años, desde el 8 de Julio de 1973 hasta el 30 de Diciembre de 1991, estuvieron encarcelados en un centro de detención secreto en Marruecos. Las condiciones en esta notoria prisión "Tazmamert" eran deprimentes. La mayoría de sus compañeros de prisión no sobrevivieron su cautiverio allí. Durante años, las autoridades Marroquíes desmintieron el encarcelamiento de los 270 desaparecidos, los cuales fueron puestos en libertad en 1991, probablemente debido a una campaña mundial contra las desapariciones en Marruecos. Para muchos familiares, los hermanos Ali, Bayazid y Midhat Bourequat se han convertido en el símbolo de la esperanza. Ahora viven en los EEUU.

Fuimos arrestados el 8 de Julio a las 4 de la mañana. Mihdat le abrió la puerta a la policía quien interrumpió en la villa empujando la puerta. Uno saltó por encima del muro interior con un revólver en la mano ¡era como en el Lejano Oeste! Uno que saltó por encima del muro de la izquierda era un amigo de Beyazid. Se dio media vuelta y se fue, ya que no podía resistir mi mirada. Pregunté: "¿Es esto un allanamiento?" Ellos contestaron: "No, no es un allanamiento". Dije: "¿Por qué vinieron de esta manera?" Me contestó, de forma amable: "Enséñanos la casa". Los llevé por la casa. Llegué a la habitación de Ali. Estaba durmiendo, así como su esposa y su hija, y quería ocultarlo...de manera que tuviera tiempo para escapar, así que lo llamé por el nombre de mi otro hermano. Lo llamé: "Omar, Omar". Se despertó de un sueño profundo y me dijo: "No, ¡soy Ali!". Quería que tenía tiempo para esconderse y para ir a una embajada, pero el no habría podido imaginarse de que vinieron a buscarlo. Primero fue arrestado Ali, y Midhat y Bayazid unas horas más tarde, a las 10 de la mañana. Nos dijeron que nos llevarían ante el Rey para ser interrogados... detuvieron el vehículo, nos vendaron los ojos y nos cubrieron con una manta.
Del Indice del AI MDE 29/01/93 pág. 21

La segunda y a la vez más grande categoría de todas las desapariciones, es la desaparición eterna. El desaparecido o bien ha sido asesinado o bien condenado a permanecer en una prisión por el resto de su vida sin que el Mundo exterior lo(a) encuentre.

Desaparecido vs. Perdido

Existe bastante confusión sobre la diferencia entre una persona desaparecida y una persona perdida. Las personas perdidas son las que desaparecen después de un catástrofe o de un accidente. Su desaparición no es un asunto político; no se puede hablar de premeditación o responsabilidad por parte de las autoridades. También la desaparición llamada "perdido en acción" se diferencia de una desaparición. Se puede hablar de "perdido en acción" cuando un soldado se encuentra desaparecido, y no está claro si él o ella ha muerto en acción, o si ha sido capturado por el enemigo. Muchos de los soldados Norteamericanos desaparecidos en Vietnam pertenecen a esta categoría. Igual que en el caso de una "desaparición", los familiares sufren de una gran inseguridad. Sin embargo, la diferencia es que casi siempre pueden contar con la colaboración de las autoridades a las que el soldado prestaba sus servicios. Además, en comparación con los casos de "desapariciones", es mucho más fácil conseguir información sobre las circunstancias bajo las que desapareció el soldado. Los procedimientos jurídicos relacionados con "perdido en acción" se estipulan en las Convenciones de Ginebra, particularmente en el artículo 3.

La definición del Grupo de trabajo de Desapariciones Forzosas e Involuntarias de la ONU

Resumiendo se puede describir el sistema de una desaparición como sigue: 'Una persona es arrestada, detenida, secuestrada o bien privada de su libertad por diferentes cuerpos oficiales o niveles gubernamentales; o por grupos organizados o individuales que actúan en su nombre; o con el apoyo directo o indirecto, el consentimiento o el permiso del gobierno, seguido de la negativa de revelar la suerte o el paradero de la persona en cuestión o la negativa de reconocer su privación de libertad, poniendo así a esta persona fuera del alcance de la protección de la ley.' (definición del Grupo de Trabajo de Desapariciones Forzosas e Involuntarias de las Naciones Unidas)

* En Desapariciones.

 

La estadística de desapariciones

Es imposible dar una cifra exacta de la cantidad de desapariciones. El hecho de que muchas familias temen denunciar una desaparición es un factor importante.

Las cifras dadas por el Grupo de trabajo de Desapariciones Forzosas e Involuntarias de las Naciones Unidas probablemente no son más que una fracción del número real de desapariciones. Desde su fundación (en 1980), este Grupo de trabajo de las Naciones Unidas se esfuerza por el esclarecimiento de en total 43.980 casos de desaparición. En 1996 el Grupo de trabajo se mantuvo ocupado con la denuncia de 551 nuevos casos de 27 países. El número total de países con los cuales el Grupo de trabajo mantiene contacto con relación a casos de desaparición asciende a 63. En aproximadamente 40 de estos países los familiares se han organizado para exigir una explicación. Este no es el caso en los 23 países restantes, probablemente porque es muy peligroso tanto para el desaparecido en sí como para los familiares. También es muy probable que en esos países ocurran desapariciones que no sean registradas. Esto explicaría por qué el cálculo en 1996 de 43.980 desaparecidos no sea más que un cálculo por debajito. Estas personas han desaparecido pero seguro que no olvidadas. Se les está buscando, en silencio.

* En Desapariciones.

 

 

 

Cuestiones de América Nº 10, Agosto-Septiembre de 2002

 

 

 

Regresar a la Página Vigente de América Semanal...